martes, 6 de junio de 2017

Los últimos de Filipinas, de Baler a Sanlúcar de Barrameda

La sombra de la parra que da cobijo en la entrada de Bodegas Piñero se agradece. Es mediodía de Junio en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y el sol aprieta contra la cal de los muros, aunque una suave brisa que llega desde la orilla del mar, refresca e impregna el aire de notas salinas y yodadas que se mezclan con el inconfundible aroma de las botas de vino que reposan en la penumbra de las naves del casco de bodega.
Los suelos de albero retienen el frescor del Poniente y nos llevan, entre las andanas, al interior de ese misterio silencioso que, ajeno al ajetreo del mundo actual, obra el milagro del vino generoso andaluz. Disfrutamos de unas copas de manzanilla, nuestro paladar se llena, pleno y gustoso, de notas secas de velo de flor, de puntas salinas y aires que vienen, entre Doñana y Bajo de Guía, de la desembocadura del Guadalquivir, que allí se hace océano Atlántico.
Las bodegas de Jerez y Sanlúcar, ancestrales y acogedoras, despliegan su hospitalidad en la sacristía, sancta sanctorum donde los visitantes descansan agradecidos y rinden homenaje a los finos, manzanillas, palo cortados, amontillados, olorosos y pedros Ximénez, los milagros que salen, venencia mediante en arco volador y preciso, de las botas viejas de roble americano de Kentucky.
Allí acaba la visita a Bodegas Piñero y mientras el anfitrión se afana en agasajar a sus invitados, uno de ellos se fija en las viejas fotos y grabados de la pared. Entre antiguos y valientes toreros y fotos en blanco y negro de las faenas propias de la bodega, llama la atención del cronista un cuadro antiguo, retratos de militares con el uniforme colonial español, sus rostros decimonónicos, la filiación y la firma de cada uno. Son los héroes de Baler, “los últimos de Filipinas”, aquellos  que, más allá del mero cumplimiento del deber, defendieron hasta la extenuación un lejano trozo de España.
En medio de ellos un decreto gubernativo, que los ensalza y les rinde homenaje. Curiosamente, el texto (que reproduzco a continuación), no está escrito por el gobierno de la patria a la que han defendido, sino por el del enemigo, la recién nacida República de Filipinas. Qué lecciones nos da la Historia.

Por J. Compás

República de Filipinas

DECRETO

Habiéndose hecho acreedores a la admiración del mundo las fuerzas españolas que guarnecían el destacamento de Baler, por el valor, constancia y heroísmo con que aquel puñado de hombres aislados y sin esperanza de auxilio alguno, ha defendido su Bandera por espacio de un año realizando una epopeya tan gloriosa y tan propia del legendario valor de los hijos del Cid y de Pelayo; rindiendo culto a las virtudes militares, e interpretando los sentimientos del Ejército de esta República, que bizarramente les ha combatido, a propuesta de mi Secretario de Guerra y de acuerdo con mi Consejo de Gobierno.

Vengo en disponer lo siguiente:


Artículo único. Los individuos de que se componen las citadas fuerzas, no serán considerados como prisioneros, sino por el contrario, como amigos y en su consecuencia se les proveerá por la Capitanía General, de los pases necesarios para que puedan regresar a su país.


Dado en Tarlak a 30 de Junio de 1899.- El Presidente de la República, Emilio Aguinaldo. – El Secretario de Guerra, Ambrosio Flores.   

domingo, 28 de mayo de 2017

"Mi padre está en la lista de apestados de la señora Carmena" (Almudena Paso en Diario de Sevilla el 16/5/2017)

(Entrevista de Francisco Correal)

(Fotografía: A. Cámara)

-¿Qué le unía a Alfonso Paso con Andalucía?
-Sus dos paraísos eran Granada y El Escorial. Mi abuelo, Antonio Paso, su padre, que también era autor, nació en Granada y mi bisabuelo tenía un carmen en el Albaicín.
-Nace en 1926 y muere en 1978. Le cundió el tiempo.
-Murió muy joven, con 51 años. Escribió más de 250 obras de teatro, fue actor en cuatro de ellas: Querido profesorNerón-PasoPapaíto y Sosteniendo el tipo.
-¿Cómo surge la vocación de su padre?
-Estudió tres carreras: Arqueología, Periodismo y Psiquiatría. Roma era su pasión. A otros niños se les atraganta la historia, a mí me la convertía en cuentos. Mis primeras lecturas fueron las biografías de Nerón y Calígula.
-¿La gente pasa de Paso?
-La envidia es muy mala. La obra de mi padre está traducida a treinta idiomas. Se ha representado hasta en Japón. En la actualidad, hay obras suyas en cartel en Portugal, Alemania, Austria, República Checa, donde fue un acontecimiento, Hungría, Turquía, Argentina y México, país donde su obra El casado casa quiere se convirtió en la telenovela Familia de 10, varios años en antena.
-Nadie ha superado el récord de Enseñar a un sinvergüenza...
-Estuvo 23 años en cartel. Pepe Rubio era como de la familia. Ese récord sólo lo ha superado La ratonera, la obra de Agatha Christie en Londres.
-Fue prolífico en cine...
-37 películas basadas en sus obras: seis como director, 59 de guionista. 19 obras se llevaron a televisión en Estudio 1. Fue el único autor vivo español que estrenó en Broadway con El canto de la cigarra.
-¿Alfonso Paso y Alfonso Sastre son las dos Españas del teatro?
-Los dos empezaron muy jóvenes. Este país es muy dado a juzgar a la gente no por lo que hace. Es como si a un político lo juzgaran por cómo baila o a un futbolista por cómo escribe poesía. A mi padre hay que juzgarlo por lo que escribió y sólo Lope de Vega ha escrito más que él.
-¿Le pusieron la etiqueta de autor del régimen?
-Fue un autor odiado y olvidado por el régimen. No recibió una sola subvención, le cerraron dos veces el teatro, se arruinó. Los críticos y la censura lo machacaron. Una obra de teatro de 73 páginas la dejaron en sesenta y tuvo que escribirla de noche porque su gente, los actores, se quedaban sin comer. Su gente eran los actores y sus amigos el público que llenaba los teatros, porque mi padre escribía para el pueblo, para que se divirtiera y olvidara los problemas.
-¿Está en el callejero?
-Tiene una calle en Madrid porque se la pedí yo al alcalde Álvarez del Manzano y ahora está en la lista de apestados de la señora Carmena. En Granada tiene una plaza y una placa en la casa de El Escorial.
-Se habló de su padre en televisión con el equívoco entre su apellido y el tiempo verbal, paso, en un anuncio de televisión...
-Me lo dijo una amiga porque yo llevo 21 años viviendo fuera de España. Me resultó gracioso, pero me da mucha pena y les debería dar vergüenza. La obra de mi padre se estudia en universidades de Finlandia y Corea del Sur, sus obras están en la librería del Congreso de Estados Unidos.
-Marsillach en sus Memorias escribía que "algunos de los autores que hoy estrenan no tienen ni la mitad de olfato teatral...".
-Muchos de los actores que venían a mi casa son los que se olvidaron de él. No los voy a nombrar porque tengo educación. Cuando murió yo tenía trece años y lo veía apretarse los puños, morderse las encías, con dolores musculares de escribir para que su gente no se quedara sin comer.
-¿Viajó como sus obras?
-Decía que le gustaría ser como Marlon Brando, que sólo viajaba con un cepillo de dientes y que su sueño era vivir en un hotel.
-¿Una imagen?
-Después del estreno, medio teatro español pasaba por casa. Tengo fotos de niña con Antonio Garisa, Alberto Closas, Isabel Garcé.
-¿Una obra de su padre?
-Las más representadas fueron Vamos a contar mentiras y Cosas de papá y mamá, que ha vuelto a ponerse en Alemania y con la que está de gira María Luisa Merlo. Pero no todo era obras cómicas. Tiene alguna obra psiquiátrica.

Homenaje a un colchonero que vivía en el Bernabéu

Los pasos perdidos (Ediciones Barbarroja) es una recopilación de artículos de prensa de Alfonso Paso (1926-1978), con selección, edición y notas de Juan Vicente Oltra, profesor de la Politécnica de Valencia. Oltra reconoce la tarea de Almudena Paso (Madrid, 1964), hija del dramaturgo. El libro se presentó en Granada y hoy lo hace en Sevilla (La Revuelta (20:00). Artículos publicados en Abc, El Alcázar, Hoja del Lunes, Diario Madrid y revista Can Can, donde coincidió con Tono e Ibáñez. Tipo contra corriente, Paso era un colchonero que vivía junto al Santiago Bernabéu. 

sábado, 27 de mayo de 2017

Novedad editorial: La Conspiración de la calle del Pez (Eduardo López Pascual)


 El poeta y novelista Eduardo López Pascual (Baza, Granada 1939), autor de una extensa nómina de títulos en prosa y poesía,  acaba de presentar “La conspiración de la calle del Pez”, su última novela, publicada por la editorial madrileña P-r. Basada en un relato de rabiosa actualidad como es el desafío del separatismo catalán, la obra nos adentra en su entramado, con un argumento verdaderamente audaz y sorprendente. 

Resultado de imagen de eduardo lopez pascual

A juicio de la editorial, “La Conspiración de la calle del Pez”, logra un clima de interés máximo, al tiempo que certifica la gravedad del intento rompedor de los nacionalistas de aquella hermosa región española. Es así que un grupo de españoles sin complejos, libres e independientes, aun con orígenes y simpatías josé antonianas, se ven inmersos en un proceso político y policial, respecto al grave incidente sufrido por el Presidente de la Generalitat catalana en su visita a Madrid. Si no fuera porque La Conspiración de la calle del Pez, está escrita desde finales del año pasado, todo parecería indicar que se hubiera inspirado en los recientes actos en la capital de España. Con un lenguaje claro y directo, Eduardo López Pascual nos acerca, fielmente, a unas situaciones resueltas en un final imprevisible.


La conspiración de la calle del Pez. Ed, P-r, no estará en los circuitos comerciales corrientes. Se puede adquirir directamente en la dirección. Paseo 26/30530-Cieza (Murcia). indicando “a la atención de Eduardo López Pascual). Precio, 10 Euros.

domingo, 22 de enero de 2017

"SILENCIO" de Ignacio Ruiz-Quintano en ABC el 19 de enero de 2017

La película «Silencio», de Scorsese, es asombrosa y también podría verse como una metáfora de nuestra Santa Transición

La película «Silencio», de Scorsese, es, como todas las suyas, asombrosa, y, si no, tratemos de imaginar esa historia en manos de Trueba y, en vez de Andrew Garfield, Luis Tosar.
Es el caso de unos jesuitas portugueses en misión por el Japón heroico y xenófobo (aquí sí) del XVII, donde son obligados, so pena de martirio, a apostatar: sólo han de poner su pie descalzo sobre una imagen de Cristo en el suelo, y todo les será dado.
Podría ser una metáfora de nuestra Santa Transición, cuando, en aras del consenso, veías a unos poner el pinrel sobre la estampa de Franco, y a los otros, sobre la estampa de Stalin, los dos contendientes de la Guerra Civil. Es una imagen que se te queda, y fue una cosa tan general que yo creo que la moda de ir en chanclas por Madrid viene de entonces.
–Mi padre, hoy, no podría rodar «Plácido». El productor le exigiría a Mario Casas y más ternura –dijo ayer el hijo de Berlanga.
Ternura… e igualdad, el tótem de nuestro tiempo.
La igualdad es una ideología falsa y, por tanto, objeto de promoción política. Es la igualdad totémica de Bárcenas y Pujol o de Rita Maestre y los de la librería Blanquerna. Un Pujol no va a la cárcel «porque tiene familia». Los de la librería Blanquerna van a la cárcel porque lo suyo «entraña intolerancia hacia la ideología catalanista». ¿Cómo discutirle al Supremo la superioridad moral del catalanismo ante el cristianismo?
El cristianismo puede ser odioso (ahí está Rita), pero el catalanismo, dicho por José Antonio Primo de Rivera, no pasa de ser un sentimentalismo orteguiano.
«Odio», tiene dicho Roger Scruton, es un equivalente a la «bruja» en el Salem del XVII (mismas fechas, ay, del «Silencio» de Scorsese):
–En todas las causas a las que se adscriben los optimistas sin escrúpulos se tiende a acusar a los oponentes de promover el «odio» y de esgrimir el «discurso del odio», aunque en realidad estos adversarios sean el objetivo del odio y no sus promotores.


sábado, 14 de enero de 2017

LO QUE ESCONDÍAN SUS OJOS (Por RAFAEL ZARAGOZA PELAYO Grupo de Estudios Historia Actual de la Universidad de Cádiz en ABC publicado el 13 de Enero de 2017))


 

En España, por fortuna, hace tiempo que hemos recuperado la libertad, pero la verdad histórica sigue ausente. A partir de los años 60, los perdedores de la Guerra Civil ganaron la guerra de la propaganda.

(Rafael Zaragoza)

La miniserie que Telecinco ha emitido recientemente, «Lo que escondían sus ojos», ha enrabietado a los habituales antifranquistas retrospectivos. Sin ir más lejos, Cristina Almeida declaraba hace poco en «la Secta» que no se puede tolerar que se emita una serie que idealiza a Serrano Súñer (mano derecha de Franco del 38 al 42), así como a la vida social y cultural de aquellos años 40.
Sin entrar en la hemiplejía moral de ésos que al mismo tiempo elogian la legión de películas que ensalzan al totalitario Frente Popular, llama la atención su ignorancia sobre los años 40, concebidos sólo como una época de militares y curas, y sin vida cultural. No es así.
La serie narraba los amores prohibidos entre Serrano Súñer y la marquesa de Llanzol, con la que tiene una hija secreta, la muy estilosa e inteligente Carmen Díez de Rivera, la llamada musa de la Transición. Carmen se enamora sin saberlo del hijo de Serrano, su hermanastro, hasta que es advertida y se marcha de misionera. Como amiga del Rey y Suárez, a su regreso, influye en la legalización del PC. Con el tiempo se afilia al PSOE. Muere muy joven, a los 57.
Pero no pretendo centrarme en la miniserie, sino responder a los falsos tópicos que como reacción a su emisión se han repetido sobre la política germanófila del régimen y la supuesta aridez cultural de los años 40.
Hay que recordar que el brillante Ramón Serrano Súñer encabezó a un solvente equipo de intelectuales y políticos falangistas que, ante la presión alemana, consiguió dar largas a la entrada de España en la Guerra Mundial. Sólo tras el ataque de Hitler a Rusia, y quizás para compensar esa negativa, enviaron allí a los voluntarios de la División Azul. Algunos de estos falangistas, en el transcurso de pocos años, se opondrían a Franco.
Cabe señalar que el primer falangismo fue un movimiento nuevo, vivido con tanto romanticismo como la izquierda vivió su utopía. En aquellos años no se conocía en qué iba a desembocar el fascismo, cosa que se sabía ya del comunismo, en vigor desde 1917 en Rusia. No entramos en lo que luego sería la violencia falangista, surgida como reacción a la revolucionaria, en especial de las JJ. SS. Desde luego, la Falange fue un movimiento antidemocrático, pero tal como lo fue la izquierda socialista y comunista. Como se ha visto recientemente en los documentos de ABC, el único intento de derrocar al caudillo con fines democráticos que hubo fue el de Don Juan.
Pero volvamos a los aspectos culturales de esa época, falsamente limitados al exilio. Es verdad que el estado franquista arrasó la disidencia. Pero la creatividad empezó a germinar desde muy pronto, eso sí, en medio de grandes dificultades. Ya en el año 40 se publica la revista «Escorial», dirigida por Laín Entralgo y Dionisio Ridruejo, que supuso un esfuerzo por reanudar la convivencia.
La propia Falange reunió a una gran pléyade de intelectuales, como Ridruejo, Sánchez Mazas (padre de los S. Ferlosio), A. de Foxá, Michelena, Miquelarena, José María Alfaro (los anteriores redactaron el «Cara al sol» junto a José Antonio), Tovar, Vivanco, L. Rosales, Torrente Ballester, Samuel Ros, Víctor de la Serna, G. Serrano, A. Cunqueiro, Edgar Neville, etc. El propio José Antonio presidió la tertulia «La Ballena Alegre», y se rodeó de su famosa corte literaria. Según Trapiello, fue amigo de Federico García Lorca, para disgusto de Ian Gibson.
El supuesto «páramo cultural» español de antes del 55 fue rebatido muy especialmente por Julián Marías (nada sospechoso de franquismo) en el año 76, en su artículo «La vegetación del páramo», donde se da cuenta de la frondosidad cultural de aquella España. Julián Marías demuestra que los grandes autores del 98, y de las generaciones siguientes, comienzan muy pronto a escribir: Menéndez Pidal, Azorín, Pío Baroja, Ortega y Gasset, Zubiri, Morente, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, V. Aleixandre, Mihura y Marañón.
Sin entrar en otros terrenos artísticos o científicos, también muy productivos, Marías menciona un nuevo brote de poesía tras la Guerra Civil, como Celaya, L. Panero, Rosales, Buosoño, Ridruejo y Blas de Otero. También en esos años escriben nada menos que Cela, I. Agustí, C. Laforet, Gironella, M. Delibes, Aldecoa, José Luis Sampedro, Buero Vallejo, Laín Entralgo, Menéndez Pelayo, F. Chueca, Díez del Corral, J. A. Maravall, Lapesa, Díaz Plaja, y el propio Julián Marías. Yo añadiría nombres como los de M. Machado, J. M. Pemán, E. D´Ors, J. Camba y el mejor prosista catalán del siglo XX, Josep Plá.
En Cádiz también tuvimos la revista «Platero», de F. Quiñones, y «Postismo», de Carlos Edmundo de Ory. ¿Hay un panorama cultural remotamente parecido a esto en la actualidad?


En España, por fortuna, hace tiempo que hemos recuperado la libertad, pero la verdad histórica sigue ausente. A partir de los años 60, los perdedores de la Guerra Civil ganaron la guerra de la propaganda e hicieron desaparecer a muchos de estos autores de los medios de comunicación y de los manuales, al margen de su calidad literaria. En otras palabras, se fue sustituyendo el relato franquista por otra «verdad histórica» igual de deformada y tendenciosa. Y desgraciadamente, en ésas seguimos.

domingo, 1 de enero de 2017

Presentación del libro La vida por José Antonio, del profesor e historiador Francisco Torres

La Sala Cultural La Revuelta de Sevilla, acogió la noche del pasado jueves 29 de Diciembre, la presentación del nuevo libro del catedrático de Historia, Francisco Torres, La vida por José Antonio. Entre la represión y el olvido.
El Club de Debate Melchor de Jovellanos, dentro de sus habituales actividades culturales en la citada sala La Revuelta, invitó al profesor Torres a disertar sobre su nueva obra, cuyo lanzamiento coincide con el 80 aniversario del fusilamiento del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. Para la organización de este acto, se contó también con la ayuda de la Asociación Cultural Ademán y la Asociación Cultural Fernando III.

La Revuelta se llenó para escuchar al murciano Francisco Torres que, apoyado por imágenes sacadas de su libro, algunas exclusivas, cedidas para la obra, habló sobre las circunstancias que rodearon es estallido de la Guerra Civil el 18 de Julio de 1936 en la provincia de Alicante, en cuya prisión se encontraban detenidos los hermanos Primo de Rivera, Miguel y el mismo José Antonio, junto con otros numerosos falangistas. En su relato, tan ameno como las páginas de su libro, Torres también habló de la militancia falangista en la provincia alicantina, los planes realizados para colaborar en el Alzamiento y liberar a su Jefe, José Antonio y el martirio de más de doscientos falangistas asesinados en la retaguardia del bando republicano en la zona.
La exposición del profesor Francisco Torres, fue seguida por el público con un absoluto silencio y, a veces, con palpable emoción, dados los casos expuestos por el autor del libro, de muertes de, en muchos casos, personas muy jóvenes, asesinadas por sus ideas políticas, en este sentido, Torres hizo hincapié en algunos artículos de la actual Ley de Memoria Histórica, cuya letra ampararía el recuerdo y la reparación de estas muertes, pero cuyo espíritu solo se ocupa del bando republicano, obviando (“Entre la represión y el olvido”) los numerosos asesinatos cometidos en chekas, “paseos” y sacas de centros de detención, sin garantías procesales ningunas.


Francisco Torres, especialista en la Historia de España del siglo XX, ha publicado libros de éxito, siempre con rigurosos estudios basados en documentos históricos cuando no en fuentes directas y protagonistas de la misma Historia. Así, entre los más recientes, están sus Soldados de Hierro. Los soldados voluntarios de la División Azul (Editorial Actas, 2014) o El último José Antonio (2013), este último, narración pormenorizada y ampliamente documentada, sobre el encarcelamiento y muerte de José Antonio, publicado por Editorial Barbarroja, la misma que edita el libro presentado.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Jesús Á. Rojo presenta en Sevilla, puerta del Nuevo Mundo, "Los Invencibles de América"


El acto tendrá lugar el martes 4 de octubre a las 20.00 horas en el Aula Cultural del ABC, sede de la Fundación Cajasol, Sala Antonio Machado (entrada por calle Entrecárceles, 1)


Sevilla, puerta del Nuevo Mundo, donde se puede contemplar en sus calles tanto lo que llevaron como lo que trajeron de las Indas, tendrá el privilegio de albergar la presentación de "Los Invencibles de América", la última obra de Jesús Á. Rojo. El acto, que será una charla-coloquio sobre el libro y estará presentado por Francisco Robles, director del aula de Cultura del ABC, tendrá lugar el martes 4 de octubre a las 20.00 horas en la Sede de la Fundación Cajasol, Sala Antonio Machado (acceso por la calle Entrecárceles, 1). La entrada será libre hasta completar el aforo (máximo 200 personas).



"Los Invencibles de América" y Sevilla guardan una relación muy especial, se encuentran interconectados por el papel que desarrollo la capital andaluza durante la conquista del Nuevo Mundo. Hablamos de la ciudad donde se estableció la Real Casa de la Contratación de Indias , creada para fomentar y regular el comercio y la navegación con los territorios españoles en Ultramar.En cierta forma, Sevilla ejemplifica como nadie la diversidad cultural y el mestizaje del que habla Jesús Á. Rojo en su ensayo histórico. El escritor madrileño consigue, con un estilo directo y con buena dosis de rigor histórico, que el lector conozca y asimile que fue España el faro que iluminó a Occidente durante muchos siglos, gracias a la pericia, heroicidad y valentía de un puñado de españoles.
La obra pergeñada por Jesús Ángel Rojo se confiere como una magnífica oportunidad de reivindicar sin complejos a los grandes héroes que realizaron la mayor hazaña conocida por el hombre: El Descubrimiento, Conquista y Evangelización de América. El autor rompe todos los mitos de la Leyenda Negra reivindicando la presencia española en América como la mayor unión de culturas y de razas de la Historia. "Los Invencibles de América" logran dejar en evidencia a todo aquel que considera que Hernán Cortés fue un déspota codicioso y no el líder  que liberó a las tribus mexicanas de la tiranía del Imperio azteca y que posteriormente se convertiría en el padre de México.
Pero no sólo de aventuras sin límites, amores y traiciones vive "Los Invencibles de América", el libro cuenta con muchos alicientes que sirven de estímulo a cualquier lector dado a la curiosidad. Cuenta con las ilustraciones del mejor pintor de batallas del mundo, Augusto Ferrer Dalmau. Sus pinturas se acoplan a la perfección a los textos elaborados por Jesús Á. Rojo, como si fueran fieles retratos de la época. El prólogo corre a cargo de S.A.R. Luis Alfonso de Borbón, descendiente de Isabel La Católica y uno de los personajes ilustres más importantes de la historia de España. Y, cómo no, mencionar también al autor del epílogo, José Marcilla de Teruel Moctezuma y Valcárcel Duque de Moctezuma descendiente primogénito del emperador azteca Moctezuma II, uno de los principales protagonistas este proceso histórico
.

En suma, fueron los valientes españoles como Pizarro, Cabeza de Vaca o Juan Vázquez de Coronado los que se encargaron de descubrir lugares ocultos. Ahora le toca al lector... 

sábado, 16 de julio de 2016

Reseña de La sala japonesa y otros relatos de Javier Compás, por Nacho Toledano

Elegante melancolía
Por Nacho Toledano

Javier Compás escribe muy bien. Por eso mismo, no ha sido ninguna sorpresa comprobar que su nuevo libro, la recopilación de relatos cortos La Sala Japonesa y Otros Relatos (Anantes 2.016), está maravillosamente bien escrito. Pero eso, aunque evidente, no lo es todo. Si a mí el libro me ha gustado muchísimo no es sólo por la sana envidia que me provoca el prodigioso uso del lenguaje del que hace gala Javier Compás sino porque -misterios de este tinglado portentoso que algunos llamamos escribir- ha sabido transmitirme sensaciones, sentimientos, evocaciones y percepciones que, muchas veces a lo largo de los quince relatos, he reconocido como propias.
Es muy difícil crear este vínculo especial con el lector. Es muy difícil que el autor sepa tejer un hilo emocional de afinidad, siempre frágil y difuso, con sus lectores. La recopilación de Javier me ha emocionado precisamente por eso: porque me ha hecho volver a sentir sensaciones conocidas y porque me ha llevado a rescatar, de la muy baqueteada maleta que empieza a ser mi vida, personas y escenarios que me han marcado para siempre. En este sentido, un relato bien escrito es como una conversación tranquila con un amigo: bastan tres o cuatro palabras bien utilizadas para definir perfectamente una situación o una idea. Como aquellas que se tienen, por ejemplo, con Javier Compás paseando por Sevilla o por el viejo y céntrico Madrid.
Flota sobre el libro una poética niebla de elegante melancolía: de nostalgia sobre todo aquello que perdimos y sobre todo aquello que hubiera merecido la pena conservar. Una tristeza acariciada con la delicadeza que se da a las cosas bellas. La desdicha sólo merece ser contada si se sabe expresar con la sensibilidad que ello merece. Por suerte, el autor es un tipo elegante -por dentro y por fuera- y sabe vestir sus historias con un manto indudable de buen gusto. Tal vez por esa razón, el libro me ha llevado también a Fernando Pessoa. Por cierto, y no sólo porque Javier Compás sea también un enamorado de Lisboa.
Esa Lisboa profundamente mágica y compleja, a la que algunos de nosotros -hijos del desarraigo y de la devastación personal- hemos aprendido a querer con la fuerza hipnótica del mito. Sabiendo que siempre nos sorprenderá descubrir una esquina nueva de Lisboa, pasear por una de sus antiguas calles empedradas -por la que nunca habíamos antes paseado- o volver a entrar en esa vieja tienda de libros y grabados de la que no puedes prescindir. Lejos de Lisboa y lejos de ti... como nos recuerda Javier en uno de sus cuentos dando a la Ciudad, en las bellísimas estrofas de la canción de Pasión Vega, su indudable carácter de patria de los amores imposibles y de los sueños malogrados. Lisboa y la vida, vagando siempre bella entre las luces y las sombras de nuestros naufragios y de las esperanzas que una vez perdimos. Lisboa, siempre entre la realidad, la ensoñación y la quimera.
Decir Lisboa es decir Fernando Pessoa. El pasado 30 de Noviembre de 2.015 celebramos el ochenta aniversario de la muerte del fascinante poeta portugués de las decenas y decenas de personalidades distintas -los heterónimos- y de una obra extensa, misteriosa, profunda, hipnótica y enrrevesada. Leyendo el último libro de Javier Compás, no he podido menos que acordarme de Lisboa, de Fernando Pessoa y de la saudade. Lo mejor de todo es que me consta que a Javier le va a gustar mucho esta asociación de ideas, porque seguro que -como a mí- también le gustan la cadencia suave y la fuerza expresiva de la poesía portuguesa. Hay mucho de saudade en este libro.
La saudade es un concepto profundamente portugués que no tiene una clara traducción al castellano: lo mismo sirve para significar que echas de menos a alguien que no has visto hace mucho tiempo que para -también y entre otras muchas cosas- describir un peculiar estado indefinible de tristeza y de melancolía. Una particular nostalgia que nos lleva a añorar no sólo aquello que tuvimos sino también aquello que no llegamos a tener. Escribió Pessoa que no hay saudades más dolorosas que las de aquellas cosas que nunca fueron ("Ah, não há saudades mais dolorosas do que as das coisas que nunca foram!").
saudade de aquellas situaciones que te has repetido mil veces en un involuntario flash diario y que, a veces, te siguen doliendo como viejas heridas de batallas antiguas y perdidas.
Y es cierto. Aunque hace muchos años ya que, en una calurosísima tarde de verano, se marchó aquella persona que daba sentido a mi vida, sigo todavía pensando en lo que hubiera pasado si se hubiera quedado a mi lado. Esos pensamientos que, al caer la tarde tras un día ajetreado, te asaltan con la persistencia cruel de la derrota. Entonces es cuando piensas en lo que hubiera pasado si las cosas hubieran ido bien. Se aparecen así, con absoluta nitidez y por unos segundos, la casa en la que vivirías con ella si no se hubiera ido, los lugares que visitarías y los viajes que harías, la antigua ciudad en la que desenvolverías tu rutina cotidiana, las películas que verías o las pequeñas cosas que, día tras día, van convirtiendo a una pareja en algo sólido y estable: qué es lo que hiciste mal y qué es lo que hiciste bien, y qué es lo que no supiste hacer para que no se fuera. Todo, en definitiva: la nostalgia sin fin de las cosas que nunca han sido y de las que ya no podrán ser. La doble tristeza de la pérdida y del abandono, junto a la de las cosas que ya no pueden ser vividas. La
Eso es lo que me ha traído leer El Atico La Carbonería -la felicidad eterna de aquellos lugares que nos han marcado- o Plaza del Pozo Santo. La belleza de la remenbranza de lo que fue y de lo que ya nunca será  El lirismo heróico de la derrota. No olvidemos que, a la larga, siempre es más interesante el derrotado: una cierta mística del fracaso y de la pérdida, y del dolor profundo de la devastación y de la desesperanza. Literatura del abandono y de la sucesión de los cataclismos internos que produce, y evidente belleza en su descripción casi textual.
Son ya muchos años los que van marcando mi fracaso. Me he acostumbrado a convivir con esta saudade de derrotas y de guerras lejanas, luchadas y perdidas. Pero, a veces, y en medio de sensaciones que nunca te detienes a explicar -entre otras cosas porque nadie las entendería como tú las entiendes- aparecen prodigiosas sorpresas como la de La Sala Japonesa y Otros Relatos. Y alguien vuelve a definir, a golpe de corazón y de vida vivida- la insondable nostalgia del amor que has perdido y la profunda amargura de un sentimiento cierto. Gracias Javier... orgulloso de tu amistad.  Un libro que merece la pena y que, evidentemente y dicho lo dicho, os aconsejo leer despacio en estas vacaciones.

lunes, 27 de junio de 2016

Ante una situación límite: ¡Hagamos algo grande!

Por Josele Sánchez.

Como todos los días, pese a ser domingo y pese a haber recogido a mi hija hace 3 horas de una de esas fiestas para adolescentes (?), hace un buen rato que estoy despierto. Lo primero que he hecho, como siempre, dedicar los primeros minutos el día a la meditación y a mis oraciones. Un buen café, un par de cigarros y metido de lleno en la importante jornada de hoy. No, no acudiré a votar, pero no porque me traiga sin cuidado lo que ocurre en España, sino porque me duele profundamente mi patria y porque es algo bien distinto lo que quiero para ella. Así que, desde hoy mismo, dedico todos mis fuerzas y todas mis energías a intentar alumbrar un nuevo proyecto político, distinto y distante del actual circo electoral, una alternativa capaz de dar una respuesta política eficaz y actual a la situación límite que atraviesa nuestra nación. Dispuesto a dedicar todas mis energías y todas mis limitadas capacidades, porque soy independiente pero no soy indiferente. Y reclamo el concurso de compatriotas de extraordinaria validez moral e intelectual que permanecen encerrados en sus armarios o que vienen defendiendo, legítimas opciones políticas, pero que cosechan una derrota tras otra.
 Juanma Cepeda, José Manuel Cansino, Antonio Garcia Trevijano, Luis Miguel Villegas, Cristina Sánchez, Augustín Ferrer Dalmau, Aquilino Duque, Antonio Gil Terrón, José Luis Orella, Ana Cepeda, Storch de Gracia, Gustavo Morales, Julio Cob, Suso González Acuña, Manuel Losada Villasante, Luis Eugenio Togores, José María García de Tuñón Aza, Eduardo López Pascual, José Martín Ostos, Fausto Heras, Jorge Garrido, José Manuel Sánchez del Águila, Miguel Ángel Loma, Blas Rivero, José María Zavala, Carlos Javier Galán, Francisco Pelufo, Miguel Argaya, Honorio Feito, Juan Ramón Sánchez Carbadillo, 
Javier Compás, Norberto Pico, Carlos Roldán, Nacho Toledano, Juan María del Pino, Carlos León Roch, Jorge Juan Perales , Carlos Martinez-Cava Arenas, Javier García Isac, Juanfran González Tejada, Álvaro Romero, Juan Blas Becerra, Antonio Pérez Bencomo, Emilio Carlos Sabio Cardesa, Enrique Uribe, Pedro Cantero, Fernando de Artacho, Alfonso Arteseros, Ángel Espinosa, Juan Luis Bagües, Eduardo Romero, Pepe de las Heras, Manuel Parra Celaya, Guillermo Rocafort, Pedro Conde, Armando Robles, Alfonso Lopez Gradoli… y tantos otros.
Somos muchos los que estamos muy preocupados con la situación de España. Y no puede pasar un día más sin que nos sentemos a hablar, y no nos levantemos de nuestras sillas hasta consensuar las bases y el tempo para un nuevo espacio político, una alternativa que debe girar en torno a dos ejes fundamentales: la defensa innegociable de la unidad territorial de España y el firme compromiso con los más desfavorecidos, es decir, una posición clara y sin andamiajes frente al neoliberalismo y al actual modelo económico y productivo que se nos impone desde la Unión Europea. Sé que es muy difícil llegar a acuerdos ente quienes partimos de referencias ideológicas tan diferentes, pero estamos obligados a ello. Eso es lo que hubiera hecho, ante una situación así, ese extraordinario pensador y político español llamado José Antonio Primo de Rivera ¿Seremos capaces? Esa es nuestra responsabilidad ante nuestro pueblo y ante la historia.

miércoles, 4 de mayo de 2016

'De los nuestros, de toda la vida'.


(Josele Sánchez)

'De los nuestros, de toda la vida'. Esta frase fue un salvoconducto, un aval para la supervivencia en los años previos y posteriores a nuestra última Guerra Civil. Con ella unos salvaban a otros cuando venían los comisarios políticos a pedir a los mandatarios locales la lista de señalados en los pueblos de España
Sin informática y con los archivos parroquiales mitad quemados mitad destruidos, se rompían partidas bautismales para acreditar un ateísmo militante o se construían matrimonios que no pasaron del noviazgo para garantizar una pensión mínima a una joven viuda o a mujeres que parieron póstumamente hijos putativos. Aunque ahora sólo parezca que España es un país en continua revancha de los herederos ideológicos de los vencidos contra los 'otros', en verdad hubo otra guerra civil en la que cupo la protección mutua; el salvarse los unos a los otros con exacta reciprocidad cuando la suerte cambió de lado. 
Esta es, en buena medida, la Guerra Civil que dibuja 'La consagración de la primavera', la novela que acaba de publicar Josele Sánchez en Editorial Esparta.


Es así como dando un quiebro a la habitual novela histórica guerracivilista hipotecada con delatores, mezquinos, héroes cuestionables y arquetipos de buenos y malos completamente previsibles sin el derecho al desarrollo de los personajes conforme lo hace la novela. Es así como la novela de Josele Sánchez pone a la lealtad en el centro de una trama con magníficos pulsos de acción que se teje sobre el bastidor general de la música y la conocida pieza musical de Igor Stravinsky.
Si puede sostenerse que sin el odio en la trama no se entiende la novela histórica guerracivilista  convencional española, hay que afirmar que éste no tiene cabida alguna en la obra de Sánchez en la que sí hay un espacio para protagonistas corales habitualmente proscritos como José Antonio Primo de Rivera. Una aparición que se inscribe en la línea de Juan Manuel de Prada ('Las máscaras del héroe' y 'Me hallará la muerte'), Eduardo Mendoza ('Riña de Gatos'), Ignacio del Valle (trilogía del Teniente Andrade llevada al cine en 'Silencio en la Nieve') o Javier Compás ('La playa de los alemanes'). 

Es indudable que junto a quienes mentían ante los comisarios políticos ávidos de fusilables con el este es 'de los nuestros, de toda la vida', también hubo delatores que excavaban con su lengua tumbas en cunetas, ensanchaban las checas o engordaban los expedientes de depuración. La Historia de la Humanidad es un larguísimo relato de pequeños héroes y villanos, pero no de arquetipos sectarios de unos y otros como llenan la casi totalidad de la novela guerracivilista. 'La consagración de la primavera' es una muy buena excepción.


viernes, 8 de abril de 2016

‘La Consagración de la Primavera’, nueva novela del escritor y periodista Josele Sánchez

Ediciones Esparta publica la nueva novela del polémico escritor Josele Sánchez, La Consagración de la Primavera es el título de la nueva obra del autor de la controvertida novela, Con la piel de cordero, obra que ponía al descubierto toda la miseria moral del líder comunista Santiago Carrillo.
La nueva obra de Sánchez se desarrolla durante la Segunda República, la Guerra Civil y los primeros años del franquismo, ambientándose en París, Valencia y la población de Bullón (Buñol) en aquellos convulsos años del siglo XX español.
Josele Sánchez, gran melómano, tiñe su prosa de notas musicales, según el autor, la música clásica tiene un ante y un después de la obra La Consagración de la Primavera de Igor Stravinsky, a quien se homenajea en las páginas de este libro.
Como en muchos de los escritos del autor, aparecen la Falange Española y José Antonio Primo de Rivera, actores importantes en los años de la España que aparece en el libro, donde la narración pasa tanto por el asesinato de Primo de Rivera como en la oposición del falangismo al régimen del General Franco.

http://www.edicionesesparta.es/2016/03/la-consagracion-de-la-primavera_15.html

LA SALA JAPONESA Y OTROS RELATOS. La nueva obra de Javier Compás.

Ocultos a los ojos del mundo, dos amantes se persiguen, buscan y encuentran entre las columnatas, aspidistras y el rumor del agua en las fuentes de un palacio del siglo XVI. La sala japonesa, en lo más recóndito del palacio, es testigo mudo de su mayor secreto.
 La Sala Japonesa y otros relatos recoge una serie de narraciones breves que parten de la observación de la sociedad sureña, con sus aromas, rincones, sabores y personajes característicos, para adentrarse en ocasiones en la ensoñación fantástica, lo sobrenatural y la sorpresa.


(Tomado de http://www.anantescultural.net/)

sábado, 26 de diciembre de 2015

ESPAÑA, VIEJA PATRIA (por Rafael Sánchez Saus en diarios del Grupo Joly el día 17 de Diciembre de 2015)

Lo siento por algunos, pero me temo que España, otra vez, empieza a estar de moda. Y no me refiero a la Españita del invento autonómico, autopista de duro peaje hacia el no ser, ni a la España alicorta que sólo nos permite suponernos nación dueña de su destino desde las Cortes gaditanas de 1812, sino de aquella otra realidad enraizada en los siglos, capaz de sobrevivir a invasiones, dinastías y constituciones, forjadora de una civilización fértil y originalísima. La España que como medievalista me tropiezo en cada clase por encima del baile de reinos y principados, de proyectos y coyunturas fugaces, de ideas, instituciones y estructuras. No es la ahistórica España eterna pero casi, la nación con más vieja conciencia de serlo de Europa, la que por ello mismo nunca tuvo necesidad de hacer ostentación de su singularidad, ni mucho menos de idolatrarse a sí misma. 



(El autor, Francisco Ortiz)


Empiezan a menudear los libros que, como el excelente del P. Santiago Cantera, hoy prior del Valle de los Caídos pero ya antes joven y destacado medievalista, titulado Hispania-Spania. El nacimiento de España, muestran la tempranísima noción que ya entre los hispanogodos fue asentándose del vínculo entre el territorio peninsular y el pueblo que lo habitaba, el que en algún documento de la época es denominado cristícola por su profunda y asumida condición de cristiano. Y este viernes 18, en Málaga, se presenta España, vieja patria, la última aventura intelectual de Francisco Ortiz Lozano, hercúleo estudioso, sabio y humilde, al que se deben grandes trabajos de otro alcance, en especial un extraordinario libro sobre Omar ibn Hafsun, el líder que a fines del siglo IX, desde la inexpugnable peña de Bobastro, en el corazón de las serranías béticas, acaudilló la gran revuelta de muladíes y mozárabes -hispanos todos, aunque unos musulmanes y otros cristianos- contra los árabes y los emires omeyas que los oprimían. España, vieja patria no es un libro de ocasión, urgido por estrategias editoriales o conveniencias académicas, sino un sólido volumen de 820 páginas en las que el lector encuentra hechos, documentos y razones que aseveran, según su autor, "la antiquísima realidad de Hispania, hoy tan desconocida y tan atacada". Tal vez la noche de este domingo -noche de terror y de justicia para tantos impostores- sea un buen momento para empezar a sumergirnos en obra tan consoladora.


jueves, 17 de diciembre de 2015

RECHAZO AL SECUESTRO DE MERCEDES FÓRMICA EN CÁDIZ

El gobierno municipal de 'Podemos' y socios municipales en Cádiz decidió retirar el busto homenaje con el que la ciudad tributaba homenaje a esta luchadora por los derechos de la mujer.

Lejos de suscitar el aplauso, este acto del más rancio sectarismo político sigue provocando su rechazo público y la reedición de sus obras. A modo de ejemplo nos hacemos eco del reportaje en la revista del Club Chesterton, de la noticia de la reedición por la editorial Renacimiento de otra de sus obras y del artículo de Ignacio Ruiz Quintano en ABC.





Si quieres conocer mejor a Mercedes Fórmica, puedes adquirir 'Un grito en el silencio' en http://www.libreriabarbarroja.es/libreria/index.php?route=common/home


martes, 18 de agosto de 2015

Entrevista del periodista Josele Sánchez al Presidente de la Fundación José Antonio

Entrevista de Josele Sánchez a José María García de Tuñón en www.alertadigital.com
 
Hablar con Tuñón (como se le conoce en el mundillo azul a este incansable escritor y lector) es hablar con un libro abierto; todo son citas y referencias históricas que recuerda como si llevara grabada la wikipedia.  Pese a sus 79 años, este economista e historiador, que todos los días nada 4.000 metros y pasa tres horas en la biblioteca de su Oviedo natal, está en plena actividad política e  intelectual. José María García de Tuñón y Aza no milita en ningún partido político aunque el objetivo de su vida es recuperar la imagen de José Antonio Primo de Rivera. Desde hace casi un año preside la Fundación José Antonio.
-Tres libros sobre el fundador de Falange Española publicados en los últimos meses, el próximo mes de octubre el estreno de “Mi princesa Roja”, un musical basado en su corta vida, también el cineasta Pepe de las Heras con un proyecto de película… parece que se ha puesto de moda José Antonio Primo de Rivera
¿De moda? No creo que el fundador de Falange esté ahora de moda porque siempre estuvo en el pensamiento y en el corazón de muchos españoles. Efectivamente, en estos últimos años han coincidido la publicación de varias obras sobre él y el musical que usted cita, incluso, como también dice, el proyecto de una película, pero no olvide que, muy posiblemente, no existe político de aquella nefasta II República que más biografías hayan escrito como las que  han escrito sobre José Antonio Primo de Rivera. Supera con mucho a los más conocidos como Manuel Azaña e Indalecio Prieto. El primero, como usted sabe muy bien, fue presidente de la República. ¿Quién se acuerdo, por ejemplo, de quien también lo fue Niceto Alcalá Zamora? Así, pues, utilizando sus mismas palabras, José Antonio siempre estuvo de moda, tanto para historiadores de derechas como de izquierdas. Fue una figura que en todo momento  atrajo y sigue atrayendo, como se está demostrando.
– ¿Por qué José Antonio siempre ha sido calificado de fascista cuando sus ideas políticas parecen mucho más a la izquierda que el propio marxismo?
En primer lugar, habría que saber lo que cada uno entiende por ser fascista, porque aquí se lo han llamado hasta a Felipe González, Adolfo Suárez, a los de ETA, y también a Stalin, etc. Hay periodistas asiduos a tertulias de distintas cadenas de televisión que todo lo que se mueve lo llaman fascista. Son incapaces de llamar a una persona marxista, para ellos no existe esta palabra. Cualquier cosa que ocurra que no guste a la clase dominante, sea de derechas o izquierdas, descalifican al contrario llamándolo fascista.
Miguel de Unamuno nos ofrece un  párrafo donde demuestra la fuerza que ya entonces tenía llamar a otro fascista: «Pasa por la plaza una muchachita acompañada de un familiar, cuando un zángano mocetón se divierte en hacerle una mamola. El familiar se vuelve a reprenderle, el mocetón se insolenta y el otro arrecia en la reprensión. Y es entonces, ante el grupo de curiosos que se arremolina, ¿qué se le ocurre al zángano? Pues ponerse a gritar: “¡fascista, ¡fascista!”. Y esto basta para que el reprensor tenga que escabullirse, no fuera que le aporreasen los bárbaros».
No, José Antonio no fue fascista por mucho que se empeñen algunos en tacharle de esta manera. También lo acusaron  de  bolchevique. Por eso, hacen de José Antonio que a veces no le entiendan los que le quieren y no le quieran los que le pueden entender. Para muchos sólo existe un José Antonio patriótico desligado de otros compromisos, o un hombre que en una época hizo frente con valentía al peligro marxista. Olvidan que José Antonio reconoció todo lo bueno que pudiera haber en aquella ideología, sobremanera en lo que a la justicia social se refiere. Por eso tuvo que nacer, y fue justo su nacimiento (nosotros no recatamos ninguna verdad), el socialismo, dijo en el discurso fundacional. Debido a ello, acaso ha sido el español que más ha sufrido una deformación porque se le ha convertido durante muchos años en una especie de mero signo de una cierta vida oficial que más le ha perjudicado que beneficiado, porque el pensamiento de José Antonio fue  “secuestrado”,  a lo largo de muchos años, y sus tristes consecuencias las estamos pagando aún hoy en día porque  sigue siendo, para algunos, una figura a la que hay que tergiversar, calumniar, falsear, difamar… y mezclar con personas y personajes con las que jamás tuvo nada que ver políticamente porque estaba en contra de la ideología de ellos y que eran los que después le llamaron bolchevique.
Y para terminar, puesto que dice que las ideas políticas de José Antonio se parecen mucho más a la izquierda que el propio marxismo, permítame que trascriba unas palabras del vasco Jon Juaristi haciendo referencia al etarra Mario Onaindía cuando éste fue condenado a muerte en el consejo de guerra de diciembre de 1970, en Burgos: «…días antes de que la sentencia fuese conmutada por la de cadena perpetua, Onaindía sacó de la biblioteca de la cárcel las obras de José Antonio Primo de Rivera y las llevó a su celda. Quería satisfacer una última curiosidad: saber cómo pensaban aquellos que le iban a matar. A medida que leía, se llenaba de espanto: entre la ideología de Falange y la de ETA apenas había otra diferencia que el marco nacional en que unos y otros pretendían aplicarla».
– ¿Qué fines tiene y qué actividades realiza la Fundación José Antonio que usted preside?
Simplemente intentar hacer llegar hasta al último rincón el pensamiento y la doctrina de José Antonio. Por la respuesta anterior vemos que el suyo es totalmente desconocido y lo confunden, como lo confundió Onaíndía y tantos otros, con el franquismo. Sabemos que va a ser tarea  difícil. Pero queremos dejar a José Antonio en el lugar que le corresponde en la historia de España.
– ¿Tiene sentido ser joseantoniano en el siglo XXI?
Si tiene sentido el socialismo, por ejemplo, por qué no va tener sentido seguir las ideas que nos marcó José Antonio. Predecir el futuro es harto difícil, porque nunca sabremos lo que nos depara. Las ideas cambian, las personas cambian, las circunstancias cambian y mientras siga habiendo en el mundo esas diferencias de clases, la ideología falangista es totalmente válida. Es decir, sí tiene sentido ser joseantoniano en el siglo XXI.
– Cataluña demandando su soberanía, la metástasis de la corrupción amenazando la propia continuidad del sistema, la monarquía en sus niveles más bajos de popularidad, más de cuatro millones de españoles sin trabajo, miles y miles de personas que pierden sus hogares, la economía española presa de las decisiones alemanas, ¿qué pensaría  José Antonio de esta España de 2.015?
No lo sé porque sería tan personal…Pero en el fondo, seguro que sería un grito de dolor. Lo que está ocurriendo en Cataluña y lo que puede ocurrir en el País Vasco,  José Antonio lo dejó muy claro: «Todo separatismo es un crimen que no perdonaremos». Lo que le puede estar pasando a la monarquía, descendiente de aquella a la que ni un pelotón de alabarderos salió en su defensa, para nada le preocuparía. En cuanto al resto de su pregunta, debo repetir lo mismo: sería un grito de dolor porque no debemos olvidar que la justicia social,  esa justicia social de la que tantas veces nos habló José Antonio cuando se refería a la reforma agraria, a la nacionalización de la banca, etc., hizo que un historiador francés, Christian Rudel, llegara a escribir que el programa presentado por Falange en las elecciones de febrero de 1936 era, con mucho, el más revolucionario de los que fueron propuestos en aquella época. Es, pues, una muestra de lo que quería Falange que nada tuvo que ver con lo que vino más tarde donde unos aprovechados se montaron a lomos del caballo vencedor con el visto bueno de algunos falangistas que se vendieron por muy poca cosa.
– Cada vez hay más intelectuales de izquierda reivindicando la figura política del fundador de Falange Española ¿Va a ser al final José Antonio un icono, más para la izquierda que para la derecha?
Así es. Si todos leyeran a José Antonio desapasionadamente como hizo la escritora Rosa Chacel, que lo descubrió en el exilio después de muchos años, seguro que hoy el fundador de Falange tendría muchos más intelectuales de izquierda a su lado y no tendrían ningún inconveniente en reivindicar su figura. De los político de aquella II República, no olvidemos que Indalecio Prieto llegó a publicar una parte extensa de su testamento; el también socialista Julián Zugazagoitia lo publicó íntegro porque su contenido le impresionó. No olvidemos tampoco al anarquista Diego  Abad de Santillán que hizo todo lo que estuvo en su mano por salvarle la vida. Se podían poner muchos más ejemplos, pero me alargaría demasiado. Permítame solo el último que  le va a sorprender: hasta el mismo Carrillo dejó escrito que José Antonio a los treinta y tres años no deseaba morir,  lógico en una persona sana y vital; pero asumió su fusilamiento con entereza y serenidad.
– Dígame por qué los falangistas le tienen tanta manía a Franco
Porque al final el jefe inevitable resultó ser él, el que menos hubiera deseado José Antonio. Franco no figura para nada en aquel proyecto de Gobierno que el fundador de Falange formuló en la cárcel de Alicante. No estaba en su pensamiento y eso los falangistas lo sabían, de ahí eso que usted llama manía, aunque también es cierto que otros manipularon la figura del dictador como persona cercana a Falange y nada más lejos de la realidad. Franco cogió principios de Falange que a él le interesaban, pero cuando dejó de interesarle la mandó a paseo y esto muchos falangistas nunca se lo han perdonado.  Dicen que Ridruejo se plantó un día ante Franco y le dijo que ya que tenían que aceptarlo como Jefe Nacional de Falange, que capitaneara la Revolución para España, que tan clara había dejado explicada José Antonio
– Nacionalización de la banca y de los grandes servicios públicos, acceso del trabajador a la propiedad de los medios de producción, la tierra para el que la trabaja… ¿No se parecen bastante los postulados de José Antonio Primo de Rivera con los que ahora defiende la izquierda radical de Podemos?
Indudablemente es así. Cuando José Antonio habló en el Parlamento de la Reforma Agraria, Sánchez Albornoz quedó muy sorprendido de las cosas que decía el fundador de Falange, según  lo cuenta este ilustre catedrático de Historia de España. El también político comunista, y buen poeta, José Antonio Balbontín, dice que Primo de Rivera quería una reforma agraria mucho más radical que la suya, incluso que la que pedía el PCE. Palabras que están recogidas de la revista Altar Mayor, nº 113, marzo-abril, 2007, escritas por el comunista José María Laso Prieto, ya fallecido y con quien llegué a tener una buena amistad. El historiador inglés, Gerald Brenan, también escribió que los socialistas no podían por menos que tenerle cierto afecto. «En las discusiones de café acostumbraba a decir que estaba más cerda de ellos que de los conservadores. Apostrofaba a la República porque no socializaba los bancos y los ferrocarriles y por tener miedo de emprender la reforma agraria con energía».
En cuanto a la nacionalización de la Banca está claro el número 14 de los puntos doctrinales: «Defenderemos la tendencia a la nacionalización del servicio de la Banca…». A esa nacionalización se refirió también varias veces en sus discursos. Hablando un día del paro que había, dijo: «… la cifra de los beneficios obtenidos por los beneficiarios del orden actual de cosas, los dueños de la Banca, es elevadísimo. Así la tarea urgente que tienen los productores es ésta: destruir el sistema liberal, acabando con las pandillas políticas y los tiburones…».
Hoy no sé si sería posible, dentro del Mercado Común, nacionalizar la Banca, pero sí sería posible hacerle una serie de recortes. No se entiende que los presidentes y consejeros, todos con una pequeña participación en el capital total en cada uno de los bancos que presiden, tengan los sueldos que tienen, mientras se lo regatean a los empleados. Tampoco se entiende que puedan señalar indemnizaciones y/o pensiones multimillonarias. Están publicados los nombres de los que las han percibido.  ¿Con qué derecho se les asignan esas cantidades enormes? Aquí los gobiernos pueden decir algo, por eso, repitiendo las mismas palabras de José Antonio, hay que acabar con esas pandillas políticas y con los tiburones.
– ¿Qué es más importante para un falangista, la unidad de España o la justicia social?
Más o menos esta pregunta ya está contestada: «Todo separatismo es un crimen que no perdonaremos». O sea, los falangistas creemos en la unidad de España. Creemos asimismo en la justicia social: «Repudiamos el sistema capitalista, que se desentiende de las necesidades populares, deshumaniza la propiedad privada y aglomera a los trabajadores en masas informes propicias a la miseria y a la desesperación». Pero usted me pregunta lo que es más importantes para un falangista, si la unidad de España o la justicia social. No sé, eso es como si  pregunta a un niño si quiere más a papá o a mamá. Pienso que a los dos lo mismo.
– Y en una situación límite para la unidad de España como la que ahora vivimos ¿No deberían ser los falangistas los primeros en reivindicar una alternativa electoral en bloque de todas las fuerzas patriotas, un Frente Nacional?
Falange no tiene el Poder,  los falangistas tendríamos que ponernos única y exclusivamente al lado de los que defiendan esa unidad, sean de derechas o de izquierdas. En cuanto a esa alternativa electoral en bloque, es decir, lo que usted llama un Frente Nacional, no creo que sea posible en estos momentos y posiblemente nunca. Sería una grave equivocación que nos llevaría al mismo sitio por los que tuvo que pasar Falange años atrás.
– Falange Auténtica, Falange Española de las JONS, Movimiento Falangista de España, Izquierda Falangista… ¡vaya lío tienen ustedes montado! ¿Ve usted posible algún día una sola organización falangista fuerte, unida y capaz de competir con el resto de fuerzas políticas en España?
Efectivamente, hay demasiadas Falange y mi experiencia me dice que las seguirá habiendo porque no hay un entendimiento entre ellas. En algunos casos ese entendimiento es más que imposible porque hay diferencias ideológicas muy grandes. Seguro que muchos falangistas que lean esta entrevista no estarán de acuerdo con algunas de mis respuestas. Lo sentiría de verdad, pero yo contesto según me dicta mi conciencia, no para dejar contentos a otros. Si lo están, recibiré una gran alegría, si no lo estuvieran lo siento mucho por ellos.
– ¿Cómo se explica que un proyecto tan español como fue la Falange esté encontrando seguidores en otra países, fundamentalmente de Hispanoamérica, y estén surgiendo organizaciones falangistas más allá de nuestras fronteras? ¿Se valora más la figura y la obra de José Antonio fuera que en España?
No es nuevo ese proyecto. Desde el principio Falange tuvo seguidores en países hispanos y los sigue teniendo. En la Fundación que yo presido recibimos muchos mensajes de ánimo y nos piden información que con mucho gusto nosotros se la damos.
– Según usted, ¿cómo sería esa España qué soñaba José Antonio Primo de Rivera?
Está en sus Obras Completas o, si se quiere, basta leer los 27 puntos doctrinales de Falange. Su lectura no lleva más de quince minutos. Una vez leídos, que iban a sorprender a mucha gente, se harían una idea de la España que soñaba José Antonio.
– ¿No tiene a veces la sensación de que José Antonio entregó su vida en plena juventud para nada?
José Antonio dio su vida por España y no creo que su muerte haya sido en vano, de lo contrario usted no me estaría haciendo todas estas preguntas, ni los historiadores, como decíamos antes, se preocuparían de él como lo están haciendo y,  repito, más que cualquier otro político de aquella época.
– Para finalizar, dígale a los jóvenes, a los chavales de veinte años, que no conocieron la guerra civil, ni el franquismo, ni la transición… por qué deberían enamorarse de José Antonio Primo de Rivera
Mi respuesta es muy sencilla: que lean a José Antonio y seguro que se harán seguidores suyos. Les sorprenderá, por ejemplo, que muchas cosas que ahora dicen los de ese partido llamado Podemos, ya las dijo José Antonio hace muchos años. No olvidemos tampoco, que en aquella época, muchos comunistas pasaron a engrosar las filas falangistas. La Historia ya  está escrita, que la lean y lo verán.